domingo, 22 de marzo de 2009

ORDEN

Sentarme frente al mar también ayuda

La primavera me altera. La sangre, la mente, los sentidos...El resto del año me paso poniendo orden al rompecabezas de mi vida para que en un plis venga la estación de las flores y me lo revuelva todo.

Por eso es ahora cuando más necesito el orden y la disciplina. Empieza hoy la misión casi imposible de evitar que se me desboquen los caballos. Dispongo de pocas herramientas pero bien empleadas pueden dar sus frutos.
Me he comprado un blog de notas donde apunto lo que debo y no debo hacer, un 'motivador de fuerza de voluntad' de tapas verdes (por eso de la primavera) en la que pongo por escrito mis rutinas y 'desrutinas'. Visualizarlas me ayuda a hacer ajustes y ser crítica conmigo misma.
Os dejo que a las 10.00 me tocan lecturas de 'Innovation management'.
BESOS

3 comentarios:

jabolkaelstar dijo...

Ya está aquí la primavera, con sus cambios de tiempo, sus catarros, sus alergias,sus cambios de humor... ¿de verdad nos gusta la primavera?? Vaaa, venga, sí, nos gusta un poco.
Me voy a comprar yo tb un cuaderno de esos,a ver si me organizo un poco...

Rocio dijo...

Cuanta razon tienes, pasas los meses ordenando tu vida y aprendiendo a establecer prioridades, cuando aparece la primavera y sus olores y colores, se introducen a traves de tus sentidos y consiguen hacer una autentica ensaladilla neuronal...desviandote asi del tema principal. El mar ayuda a relajarse, aunque por estas latitudes, cuesta encontrar una playita adecuada, donde no encuentres guiris medio en pelotas tomando sus primeros baños...

Un beso antialergico.

Nat dijo...

Lo de los cuadernos es un vicio, yo tengo como 3 y todos a medias, más la agenda y el blog, verás que inconstancia...!
Pero como tu si que tienes voluntad, llevar un cuaderno te será super práctico!
Además, estoy segura que llenarás todas sus hojas con tus reflexiones

Yo estoy entrando al otoño y tengo un catarro de puta madre... No tengo mocos, sino litros de ellos, y no salen estornudos de mi boca, sino huracanes... Me quiero enterrar bajo la cama!

Besos