jueves, 31 de diciembre de 2009

2010

Al año nuevo le pido más fuerza de voluntad (o fuerza de voluntad a secas).

Porque lo demás lo tengo todo. Y lo que no tengo lo puedo conseguir con fuerza de voluntad :)

MUY FELIZ AÑO A TODOS

jueves, 17 de diciembre de 2009

:)

No sé qué me pasa últimamente que me da por reirme sola. Empieza con una sonrisilla de medio lado y termina en carcajada con lagrimeo incluido. Y es que mi vida me hace gracia; me resulto simpática, que queréis que os diga... parece mentira que viviendo en una aldea de montaña, sola, trabajando en un trabajo sin trabajo, con una vida social prácticamente nula y casi sin 'actividades extraescolares'...me lo pase tan bien.
Son las vicisitudes de una vida pausada las que me tienen contenta. Ayer por la noche la televisión dejó de emitir, yo ya había cumplido el plan de trabajo que me había propuesto y la luz amenazaba con irse. Así que decidí meterme en la cama con un libro (a falta de pan...) y despedir el día a una hora indecentemente temprana. En mi piso hace frío, así que todas las noches Leo (mi gato) asiste obnubilado al 'show de la cebolla', en el que yo procedo a quitarme todas las capas de ropa del día y ponerme todas las capas de ropa de la noche. Tengo que confesar que hace tres días que no me ducho (entiéndase 'ducha' por desnudarse completamente y meterse debajo de la alcachofa un buen rato), ¡YO! que antes salgo a la calle desnuda que con el pelo sucio...pero es que el calentador de agua no puede con estas temperaturas y sinceramente...yo tampoco. Esto se llama adaptación al medio. Huelo a aldea, jeje.
La cuestión es que a las 12 de la noche me despierta un repiqueteo. Tardo en reaccionar, enciendo la luz...y una gota de agua me golpea la cabeza. Elevo la vista al techo y descubro un entramado de humedades goteando agua. No reacciono. Hace demasiado frío para moverse así que no se me ocurre nada más práctico que quedarme en la cama, taparme con las mantas y...llamar a mamá para lloriquear un poco. Pero mamá no coge el teléfono. Llamo al ambiguo, que no es mamá pero casi. Empiezo quejándome de mi desgracia y acabo riéndome a carcajadas porque él tiene la facultad de convertir las desventuras en aventuras . Ya con más ánimos yo, mis capas de ropa y las mantas (pelín húmedas), nos trasladamos al salón.
Me siento en el sofá con un par de magdalenas de castaña, un vasito de leche, enciendo la tele y me sonrío. Porque en el último mes me ha pasado de todo (y cuando digo de todo quiero decir DE TODO) y nada de ese TODO ha sido tan grave como para que no me pueda sonreir. Y reir...y llorar de la risa...:) :) :) :) :) :D ;D......
Me lo paso pipa :P

sábado, 12 de diciembre de 2009

NO TE ENGAÑES

Es absurdo intentar engañarse a uno mismo. Yo a veces lo intento por eso de querer creer que las cosas que me desagradan de mí misma son fruto de las circunstancias y no de debilidades y vicios no resueltos de mi personalidad. Pero hay otras veces que se me hace tan difícil asumir mi idiotez intrínseca que sólo puedo achacar sus consecuencias a una racha de mala suerte. M'explico.
A la pregunta de '¿cómo te gustan los chicos?' siempre he contestado que me gustan buenos, fieles, sinceros, con las cosas claras y sin miedo al compromiso (como no podía ser de otra manera viniendo de una familia buena, con padres y hermana fieles, con las cosas claras y un gran sentido del compromiso y la responsabilidad).
Mentira cochina. Eso es lo que me gustaría que fuera o, mejor dicho, lo que me gustaría que me gustara. Pero los datos hablan por sí solos y cualquiera que me conozca, y yo que me conozco mejor que nadie, sabe de buena tinta que nada más lejos de la realidad.
Voy a hacer un acto de auto-sinceridad extremo y aún a riesgo de espantar a los pocos hombres decentes que me puedan rondar (si es que alguno queda) voy a declarar públicamente cómo son los chicos que me gustan: Infantiles, con las cosas poco claras, amantes del riesgo, con fobia a cualquier cosa que suene a compromiso, viciosos, con principios morales vagos, tendentes a la infidelidad y, eso sí, muy cariñosos y llenos de vitalidad. Estúpido diréis...y no puedo estar más de acuerdo. Juro que yo tampoco lo entiendo.

jueves, 3 de diciembre de 2009

MIMETISMO

Llevo dos meses en esta aldea y empiezo a sentir que o me integro o corro el riesgo de reducir esta etapa de mi vida a trabajo, casa e internet. Y no quiero. Ya sé que no es fácil vivir aquí ni para los locales, pero puede ser más difícil aún cuando ni siquiera siento el arraigo a la tierra.
Reconozco que no estoy en mi ambiente, no domino el lenguaje de la aldea de montaña agrícola-ganadera (soy de puerto de mar) y muchas veces me siento como si todo el mundo hablara otro idioma. No conozco a 'Pepiño o dos queixos' o 'Carmiña a de Fonfría' y no estoy al tanto de todos los nacimientos, defunciones y casamientos del lugar. Nunca participé en una 'matanza do cocho' y no tengo ni idea de hacer chorizos (tema principal de conversación en la última semana). Pero me siento más que capacitada para beber unos vinos y echar una partida de tute, y eso une.
Ayer me fui al pueblo por donde sí pasan los peregrinos. Los lugareños me retaron a 'botala partida' y me dije...o ahora o nunca. Hace años que no juego a las cartas pero aprendo rápido y siempre puedo recurrir a la 'poker face' para disimular que contar cartas y pensar las jugadas no es lo mío.
Y después de las presentaciones de rigor, unos vinos, un poco de retranca gallega y unas tapas de 'zorza' ... gané :)
Puedo decir sin miedo a equivocarme que ya soy un poco menos forastera, me he ganado un respeto y quieren revancha. La tendrán.

viernes, 27 de noviembre de 2009

SE HACE SABER...

Que a partir de la publicación de esta entrada cualquier chico que utilice los términos enumerados abajo para describir mi persona corre el riesgo de sufrir amputación total o parcial de determinadas partes de su anatomía dependiendo del grado de enfásis que ponga en dicha descripción:

1. única
2. especial ( o muy especial)
3. buena persona (o muy buena persona)
4. simpática (o muy simpática)

Me reservo el derecho de revocar la pena en el que caso de que se subsane el perjuicio causado mediante la utilización (inmediata y creíble) de los siguientes términos:

1. misteriosamente intigrante ( o intrigantemente misteriosa)
2. sofisticadamente atractiva (o atrayentemente sofisticada)
3. dulcemente perversa (o perversamente dulce)
4. rabiosamente sexy (o...o nada)

¿queda claro?

Pues eso, coño ya.

lunes, 9 de noviembre de 2009

¿PRINCIPIO, POR FIN?

El 21 de marzo de 2007 empecé a escribir este blog. Lo hacía convencida de que dejaba una etapa atrás y de que con ella dejaba también atrás a la persona que había marcado esa etapa. Ingenua de mí. Aún me esperaban muchas idas y venidas, muchas charlas sin sentido, muchas promesas, y muchas lágrimas.
Más de dos años después quiero volver a intentarlo. Quiero mi 'ahora sí'. Que esté escribiendo sobre ello tal vez no es buena señal pero hay cosas dentro que han cambiado y quiero verlas escritas. Durante mucho tiempo amordacé mis sentimientos negativos pensando que por tenerlos era peor persona; ahora me doy cuenta de que lo único que me hacen es ser más persona.
1. Ya no te quiero. No daría mi vida por ti, ni acudiría a tu llamada de ayuda sin condiciones. No siento que te deba nada ni el cariño que te tengo es tan fuerte como para que empatice con tu desgracia o tu alegría. Y no es despecho, es desamor. Ya no me sale.
2. No pienso que seas una persona buenísima. Tantos años usando la excusa de tu buen corazón para expiar el daño que me causaste...que casi me lo creo. No te confundas, alguien con muy buen corazón no hace las cosas que tú me hiciste a mí. Porque tu error no fue de omisión, ni distanciamiento, ni falta de compromiso. Tu error fue un conjunto de acciones crueles y muchas veces premeditadas. Sabías que me ibas a hacer daño y aún así lo hiciste, a pesar del amor que te tenía, una y otra vez. No, no eres bueno, búscate otra excusa.
3. No me mereció tanto la pena. Haber sentido amor es casi lo único positivo después del balance. Puedo decir que me enamoré, hasta las trancas, perdiendo la perspectiva y la razón. Pero lo que viví fue casi todo el tiempo una farsa. Yo vivía una realidad que estaba lejos de ser real. Y así no vale. A estas alturas las lágrimas de dolor pesan más que las de alegría. La balanza se ha desequilibrado y ya no sonrío cuando pienso en nuestros buenos momentos. Ya no les veo la gracia.
4. Tienes razón, me merezco a alguien mejor. Nunca tuve en cuenta tus limitaciones, vicios y debilidades. Siempre les quité importancia pensando que tu mirada de amor por las mañanas lo compensaba todo. Pero tienes limitaciones, eres débil de carácter y peligrosamente vicioso. Y yo me merezco otra cosa. Cuántas veces eché de menos poder discutir de tú a tú, sólo quería que tus argumentos estuvieran al nivel de los míos para no sentir que era la mamá estricta que imponía sus normas porque sí. No era sólo a ti, a mí también me cansaban esos roles.
5. Me has marcado. Y me has marcado para mal. Te di infinitas oportunidades de demostrarme que podías ser sincero. Hasta antesdeayer como quién dice. Y hasta ayer has estado mintiéndome. Hasta cuando ya nada nos debíamos. ¿Por qué? Ahora me cuesta creer, todo me suena a falso y son los demás los que pagan tus platos rotos. Tu afición a la mentira es grave y si te has planteado cambiar, yo te recomendaría empezar por ahí.
6. No, no olvido. Aunque me pese, no te voy a olvidar. Y sé por qué no puedo olvidarte. Porque durante años he estado esperando esa compensación por los daños causados que nunca llegó. Soñaba por las noches con ese gesto que me diera a entender que sabías por lo que yo estaba pasando y que lo sentías. Le daba forma, imaginaba palabras que pudieran calmar mi dolor, las ponía en tu boca y esperaba. Un día y otro. Pero nunca salieron. No sé cómo conseguiste que siempre acabara consolándote yo a ti. Me convencí de tal manera de que mi dolor era de segunda, que me sentí culpable por sufrir.
7. Nunca máis. Durante años le tuve pánico al 'nunca más'. No me atrevía ni a decirlo ni a pensarlo. Y tú no sentiste reparos en alimentar mis esperanzas. Lo mío era un 'algún día', lo tuyo era un 'por si acaso'. Pero ya no me da miedo. Lo digo convencida y liberada. Nunca más.
Nunca más.

lunes, 2 de noviembre de 2009

¡MARU, ERES UN CRACK!

Esto es lo que me dice mi supervisor después de leer mi proyecto de la tesis. Yo agradezco enormemente sus muestras de admiración y apoyo; da igual que yo sepa que él es de natulareza benevolente y que mi plan está bien, pero que es mejorable. Porque que él me diga que soy estupenda me hace sentirme estupenda por un rato. Y cuando me siento estupenda me creo capaz de cualquier cosa, y cuando me creo capaz de cualquier cosa, soy capaz de cualquier cosa. Y ahí es donde yo quiero llegar.
Esto tiene un inconveniente, que cuando quieres sentirte capaz de cualquier cosa no siempre hay una persona al lado para darte la palmadita en la espalda. Así que ya va siendo hora de que las palmaditas me las dé yo. Que una tiene una edad.
- Maru, tengo que decirte algo
- dime, Maru
- Maru, eres un crack
- lo séeeee :)

martes, 20 de octubre de 2009

TODO EN SU SITIO

No recuerdo la última vez que tuve la sensación de que todo está en su sitio. Adoro sentarme en un sofá después del trabajo (o antes o durante), que se me escape una sonrisa y pensar 'todo va bien'.
Pensaría que soy una eterna insatisfecha, negativa sin remedio y me resignaría si no fuera porque algún día me sentí así. Satisfecha.
Hoy llego del trabajo, me siento en el sofá y me invade una íncomoda sensación de ansiedad, estoy llena de vacío. No me voy a morir de esto, pero no es agradable. Soy afortunada, no lo dudo, pero que la vida me sonría no es suficiente, quiero devolverle la sonrisa.
Tengo mis defectos y nunca se me ocurriría culpar a nadie de lo que siento o dejo de sentir. Tampoco quiero quejarme sin saber de qué me estoy quejando. No es que sufra, es que languidezco.
Me fallan la imaginación y las ganas.
Pero supongo que todo llega y todo pasa. Yo deseo que todo pase y todo llegue. Y se quede, a poder ser.

sábado, 17 de octubre de 2009

NO LO ENTIENDO

Procuro ser tolerante. No soy amiga de las polémicas y me cuesta pronunciarme sobre muchos temas controvertidos. Tengo muy interiorizada la diversidad del ser humano y de sus pensamientos y me gusta intentar entender las diferentes formas de ver la vida. Por lo menos intentarlo.


Pero lo de la manifestación contra el aborto me supera. No entiendo a esas señoras que no dudan en decir que un aborto es un asesinato. Y que la mujer que aborta es una asesina (buf). Estoy segura que ni por un segundo se han puesto en el lugar de esa persona. Ni lo intentan.


No entiendo que se cojan un autobús y hagan cientos de kilómetros para protestar porque otras mujeres decidan no tener un hijo. Me pregunto si todas ellas obligarían a sus hijas de 16 años a tener un bebé a pesar de lo que supone tener un hijo a esa edad. Esta vez lo tengo claro, me alegro de que la ley le otorgue la libertad de decidir a estas chicas.


Comprendo que alguien tenga la convicción de que nunca abortaría en el caso de un embarazo no deseado. Y me parece bien. Cada uno debe ser libre de decidir sobre su persona y su futuro.


Si algún día soy madre me gustaría que mi hija compartiera conmigo su decisión de abortar, pero entendería que no quisiera hacerlo. Porque yo también soy hija, y persona.


Si no supiera de qué va la manifestación, me uniría sin pensarlo a su lema 'cada vida importa'. Aquí podríamos entrar en un largo debate sobre qué es una vida. Yo otra vez lo tengo claro, algo que no ha nacido no está vivo.


Pues eso, vive y deja vivir.

jueves, 15 de octubre de 2009

SI MAHOMA NO VA A LA MONTAÑA...

Tengo un trabajo curioso. Soy informadora del Camino de Santiago en un lugar por el que no pasa el camino de Santiago. Trabajo en un tercer piso nada accesible y no hay ninguna señalización exterior ni interior de que yo y mi servicio al peregrino existamos. ¡El sueño de cualquier funcionario, vamos!

Resultado: 2 peregrinos en 15 días (y porque tenemos la parada del autobús en frente que si no...)

Cansada de no tener clientes y de que a mis superiores les importe un pimiento, ayer cerré el chiringuito y me fui caminando (como buena informadora del Camino de Santiago) al pueblo de al lado, a 4 kilómetros cuesta arriba, por donde sí pasa el Camino con sus correspondientes peregrinos.

En una hora me invitaron a un par de cervezas, serví de intérprete a una peregrina belga y a otro húngaro que me dejaron elegirles menú con la única indicación de que tenían mucha hambre, visité las 'pallozas' milenarias, la iglesia centenaria e hice amistad con dos peregrinos madrileños con los que acabé cenando en Ponferrada.

Ni tan mal.

lunes, 12 de octubre de 2009

TON-TA-TO-TAL

Leí el otro día un artículo en el que una escritora española decía que ella estaba muy insegura de sus convicciones y me sentí completamente identificada.
No sé en que etapa de mi vida se desarrolló en mí esta afición a cuestionar mis propias convicciones pero aunque no me disgusta del todo también me crea algunos problemas. Uno de ellos es que tropiezo mil veces(quien dice mil dice cien) con la misma piedra. Puede sonar paradójico pero no lo es. La única manera que tengo de afianzar mis conclusiones/opiniones es utilizando un sistema de prueba y error. Me explico con un ejemplo; Tengo muy malas digestiones y creo que el repollo es uno de los alimentos que me hacen daño. Decido comérmelo para comprobarlo. Efectivamente después de comerlo me siento como si hubiera comido un saco de cemento. Pero como con el repollo me comí un chorizo...igual la culpa fue del chorizo. Me lo vuelvo a comer sin chorizo. Otra vez tras la ingesta tengo la barriga como una embarazada de 5 meses. Pero cierto es que ese día tenía un examen y los nervios a flor de piel, igual la mala digestión fue debida al estrés. Así que decido comérmelo un día que esté relajadita y aún así me paso el resto del día sufriendo los gases (yo y los de mi alrededor). Tal vez el problema es comer el repollo entero, si me hago un purecito puede que no tenga el mismo efecto. Lo intento y me vuelvo a cagar en todo (literalmente).
Y así hasta que después de muuuchas sobremesas terribles tomo la sabia y tardía decisión de que va a ser mejor no comer repollo.
¡Pero si ya sabía yo que me hacía daño!

miércoles, 7 de octubre de 2009

LA TESIS

Tengo que saber a dónde quiero llegar, estructurar las ideas, empaparme de información, buscar la que no existe, elegir el método, probar, rectificar, volver a probar, descartar lo superfluo y sacar conclusiones. Y todo en un tiempo limitado. Como la vida misma.

Hala, a trabajar.

martes, 6 de octubre de 2009

TENGO TIEMPO

Este nuevo trabajo me ha regalado mucho tiempo. Trabajo (ejem) 30 horas a la semana, tardo 30 segundos en llegar a trabajar y el resto del tiempo como únicas obligaciones tengo que lavarme, limpiar la casa, cocinar, comer y dormir.
Según me cuentan el invierno es muy frío y llenito de nieve (parece que aquí no llega el calentamiento global) por lo que lo de pasear lo veo complicado. Nada de fiestas, ni cafecitos, ni gimnasios, ni cines, cero oferta cultural...me va a salir una tesis de impresión.
Así que he pensado que es hora de retomar el blog, que lo tengo abandonadito al pobre. Lo difícil va a ser encontrar cosas que contar; 'hoy he ido al trabajo, sigo sin internet en el despacho, no ha pasado ningún peregrino para variar, he vuelto a casa, he cocinado, he comido, he trabajado en la tesis y me he acostado'. Que no, que no engancha.
Tener tiempo es peligroso, porque se me da por pensar (aigh). Hoy he estado pensando en los signos de la edad. Nada que ver con arrugas, flacideces y similares. He pensado que hacerse mayor es atreverse a pedir lo que se quiere. Sin complejos ni miedo a un 'no'...o a un 'sí'. Mi problema no es tanto pedir lo que quiero (que también para según que cosas) sino dejar de pedirlo. Tengo que decidir cuantos 'noes' deben preceder a la decisión de dejar de pedir. Que ya...que me paso de críptica.
Estoy leyendo sobre redes. Ahora que está tan de moda lo del 'networking' siento que voy a contracorriente. Mi tendencia es a desconectarme. Cada vez me cuesta más mantener contactos y no te digo lo de hacerlos nuevos, con lo que yo he sido. Como siga así me quedo sola, y esta vez no será porque me he ido a vivir a la conchinchina.
Me voy al sofá, que tengo un ratito hasta la hora de dormir.

viernes, 25 de septiembre de 2009

HABRÁ POESÍA

Próximo destino: Pedrafita do Cebreiro

Llevo días asimilando la noticia de que me voy a donde me voy. Todavía no sé si será para bien. Tampoco tengo claro que sea para mal, porque si no, pues no iría.

Aldea gallega de unos mil habitantes, a más de 1000 metros de altitud, con gran cantidad de nieve en invierno y conocida por sus pallozas y por ser el punto de entrada del Camino de Santiago a Galicia. Pues ahí me voy, para servir de guía a los pocos (o muchos) peregrinos valientes que se atrevan a hacer el Camino en pleno invierno. No sé qué pensar. Después de haber estado en Esbjerg este es uno de los últimos lugares que hubiera elegido para vivir, pero el destino es así de caprichoso; ¿no querías taldo?, siete tazas. ¿Tiempo para pensar?¿poner tierra de por medio?¿escapar de los problemas? TOMA.
Quién sabe, igual soy feliz, igual descubro la belleza del silencio, igual me encuentro a mí misma (por enésima vez), igual me quedo fascinada por la simpleza de la vida y encuentro cómoda la lejanía. Igual me llevo un gato, las agujas de calcetar y una buena pila de libros. Quién sabe, igual soy feliz :)
**Esto no quita que agradeceré enormemente cualquier visita, de quién sea, cuándo sea y cómo sea ;)

jueves, 17 de septiembre de 2009

LIMPIA-COCHES

No soy una persona muy apegada a las cosas materiales. Las utilizo hasta que cumplen su función y luego si te he visto no me acuerdo.

Pero con mi coche es distinto. Es cierto que no lo trato como se merece, lo exprimo hasta que el pobrecito no puede más y cuidados...pues los justos; pasarle la ITV, cambio de aceite cuando toca, neumáticos nuevos de vez en cuando y poco más. Pero le tengo cariño, tanto cariño que a veces pienso que no quiero tener otro coche en toda mi vida, me gustaría que durara para siempre. Supongo que lo quiero por lo que representa en mi mundo. Es mi única pertenencia de valor (aunque a estas alturas supongo que ya poco valdrá) pero sobre todo me da libertad. Me permite hacer gran parte de las cosas que quiero hacer; viajar, acercarme a las personas que quiero, alejarme de las que no quiero, solucionar problemas, hacer favores, llevarme y traerme cuando necesito ir y venir. Simple y absolutamente imprescindible.

Hoy lo he limpiado. Lo hago menos veces de las que debería por lo de '¿pa qué?, si mañana estará sucio otra vez' (ya he dicho que no soy muy cuidadosa). Pero es una tarea que me hace sentirme bien por varias razones:
1. Es una forma de agradecerle su inestimable ayuda y apoyo (estoy convencida de que tiene sentimientos)

2. Me relaja: lo limpio en el garaje de mi casa con la puerta abierta mirando al mar y música relajadita sonando en la radio

2. Hago ejercicio: pasa aspirador, limpia cristales, salpicadero, asientos, alfombrillas, faros, maletero...sudo como en una buena sesión de gimnasio

3. Me siento sexy y refuerzo mi autoestima: Me pongo camiseta ajustadita de tiras con su correspondiente escote marcando mis curvas generosas, pantalón cómodo por las caderas, pelo sujeto en moño alto y despeinado y hala, a poner posturitas...

4. Al final huele a limpio. Y me gusta el olor a limpio.
¿Os doy una vuelta?

martes, 25 de agosto de 2009

SI NO ES QUE...

no me apetezca escribir, o que no tenga cosas que contar...es sólo que no encuentro momento ni lugar, sobre todo lugar. Parece que mi vida se basa en extremos; las cosas o me pasan mucho, en grandes cantidades o directamente no me pasan nada. Después de meses de soledad rozando lo insano, sufro por encontrar el momento de estar conmigo misma y con nadie más.

Estoy sentada en el váter, escuchando como mi sobrina ve a Pocoyó en la tele, el ruidito de unos chorizos friéndose en la cocina y a mi padre gritando para saber si mi cuñado está listo para ir a tomar unas tapas. Y tengo que escribir rápido para que no se me agote la batería o para que a nadie le entren ganas de mear.

Querer estar sola no quiere decir que me moleste estar con gente. Compartir habitación con mi sobrina es genial, que vengan mi hermana y mi cuñado a vistarnos es maravilloso, tener a los papis tan cerca tiene muchos pros. Pero necesito como nunca tener mi vida, mi espacio, mi rutina, mis razones y mis planes. Necesito ser yo. Ni hija, ni tía, ni hermana, ni cuñada, ni amiga.

Necesito irme.

Y quedarme.

viernes, 24 de julio de 2009

PARÓN

He echado el freno. Nadie me obliga a avanzar todo el rato y ahora me apetece parar. Parar no siginifica no hacer nada, parar es sólo dejar de preguntarme ¿y ahora qué?. La vida sigue aunque no me la plantee. Es lo que tiene vivir, que es automático.

Un mes en el que he hecho lo que me apetecía y punto. Qué gusto. Mucha playa, mucho sol, mucho pescado, mucha familia, mucha soledad, mucha lectura...y ahora trabajar, que a veces también viene bien.

Si en algún momento consigo parar es sólo en estas etapas en las que tengo cosas que hacer. Paradójico. Placentero.

Ya me llegará el momento de volver a arrancar. Sin prisas.

miércoles, 1 de julio de 2009

VERDADES COMO PUÑOS

¿cuándo he dicho yo que el horóscopo son paparruchas? Si lo he dicho lo retiro...
'¿Dónde quieres estar? Piensa detenidamente. Muchos destinos que tienen nombres exóticos, al final no proporcionan ninguna evasión en absoluto. Tu mejor baza podría ser una agradable cueva en los Himalayas. Sin teléfono. Muchísimas posibilidades de dar con tu verdadero ser. Y todo el té y mantequilla de yak que puedas tomar. O quizás realmente NO quieras alejarte de todo. Quizás sólo necesites cambiar tu situación para que así ya nunca vuelva a ser algo de lo que tengas que huir. Con un pequeño esfuerzo honrado y compromiso por tu parte, esto es ahora perfectamente alcanzable'
Un pequeño esfuerzo honrado y compromiso...no parece tan difícil.
Besos desde la cercanía

jueves, 25 de junio de 2009

TE QUIERO MUCHO


Ayer se volvió mi sobrina a Alemania, fui a llevarla al aeropuerto y cuando llegó el momento de despedirme de ella se me cayeron unas lagrimitas. Ella puso cara de pena, me cogió la cara entre sus manitas y me dijo:- tía, yo te quiero, te quiero mucho, tía -


Buf...sin palabras...

sábado, 20 de junio de 2009

FARVEL!

Ahora me doy cuenta de verdad de lo duro de la etapa que está a punto de acabar. Ahora que puedo hacer balance y recorrer los momentos que he vivido. No ha sido fácil. Nada fácil. El ambiente hostil en mi piso, el tedio, las largas horas de soledad, el trabajo duro, el frío (real y figurado), la falta de sol.
Pero me llevo un buen sabor de boca después de todo. He aprendido que no lo puedo hacer todo sola y me doy cuenta de que sé rodearme de la gente adecuada. He hecho pocas amistades, pero de las buenas. Relaciones constructivas, equilibradas y sanas, muy sanas.
Me iré con una sonrisa pero con ganas de llorar. Porque las voy a echar de menos. Sólo a ellas.
Y ya que me pongo sentimental, es justo decir que si sigo viva (emocionalmente hablando) es también gracias a ese grupo de personas que siempre están dispuestos a darme los buenos días (¡y cuánto más!) a través de la red. Un gracias con mayúsculas. GRACIAS.
Me voy. Con la maleta a otra parte. 22 horas y estaré en casa. Buf, por fin.
:)

jueves, 18 de junio de 2009

LA FIESTA

Hoy tengo mi fiesta de despedida. Normalmente a este tipo de acontecimientos invito a mis amigos y me paso el día cocinando y poniéndolo todo mono, me gusta ser anfitriona y me gusta hacerlo bien.

Pero esta fiesta es rara. Viene mucha gente que no conozco de nada. Ya que estamos, mis amigas han decidido celebrar, de paso, la bienvenida de los estudiantes daneses que estaban fuera y también el fin de curso. Toma reciclaje.

Los daneses son poco hospitalarios en cuanto a celebraciones. Que te inviten a una sólo quiere decir que te invitan a que vayas al sitio donde se va a hacer la fiesta, pero todo lo demás te lo tienes que llevar tú; bebidas, snacks y demás accesorios.Yo había decidido no ser tonta del bote y adaptarme. Nada de cocina, nada de bebidas, nada de nada, que para algo pongo el sitio.

Pero hoy me he levantado pensando que no puede ser. Que al fin y al cabo es mi fiesta (por lo menos tengo un tercio de las acciones) y que las tradiciones son las tradiciones. Señores invitados, habrán 'Spanish tapas', vasos de plástico, globos, serpentinas y sangría. Y si quieren reconocerme seré la chica bajita con coloretes que está en la cocina ordenando los canapés por colores, vaso de vino en mano y oliendo a fritanga.


Me voy al súper, que empiece el 'chow'.

sábado, 13 de junio de 2009

DORMIR


No sé muy bien cómo ando de autoestima. Hay días que creo que no me puedo querer más y hay días que pienso 'con lo que tú vales...¡qué poquito te quieres, Maruxiña! Sé que no es bueno subestimarse pero la gente que se sobrestima me da tanto repelús que no me gustaría convertirme en una de ellos. Y ahí voy, buscando un equilibrio entre cómo soy, lo que considero que soy y lo que estimo que puedo llegar a ser. Difícil tarea porque no hay quién desvincule los conceptos, se complementan y retroalimentan.

Hay gente que piensa mucho y gente que piensa poco. Yo, sin duda, estoy en el primer grupo. Soy enormemente consciente de mí misma pero pongo en duda mi objetividad. Estoy demasiado cerca. En los últimos meses he tenido demasiado tiempo para pensar. Este aislamiento involuntario (hasta cierto punto) me ha hecho replantearme mil cosas infinidad de veces. Por eso he llegado a un punto en el que sólo quiero dormir. Cumplir con mis obligaciones académicas y dormir. Descansar la mente. Disfrutar del sueño. Quedarme en la cama media hora más, echarme la siesta, algo que nunca había hecho antes. Una especie de cuarentena para incorporarme de nuevo a la vida en sociedad.

Una de las principales conclusiones a las que he llegado es que me vendo muy mal. Mi innata ingenuidad me hace creer que se me nota lo que soy. Que esas cualidades de las que yo soy consciente son también obvias para los demás. Que no necesito promocionarme. Y me quedo en un rinconcito, discreta, intentando hacer las cosas bien y esperando que llegue la merecida recompensa. Pero el mundo, para mi desgracia, no siempre funciona así. Tendré que hacer algo al respecto.

Pero antes, con mi permiso, agotaré mi cuarentena.

jueves, 11 de junio de 2009

¿QUÉ TE GUSTARÍA ESTAR HACIENDO AHORA MISMO?


Estar sentada en el sofá de casa de mis padres, viendo pasapalabra, comiendo 'caramuxas' con un alfiler mientras mamá me rasca la espalda.

...me puedo sentar en un sofá :) No se consuela el que no quiere...jejeje

Ya queda menos, Maruuuu...aguanta...

martes, 9 de junio de 2009

UN PASO MÁS ALLÁ


Soy de las que piensa mucho en el futuro. Tanto que me parece que el tiempo presente no existe. Es sólo el pretérito del futuro. Mi mente va un paso por delante de mi vida, un continuo ¿y luego qué?

Ayer me fui temprano a la cama pero el sueño no venía.

Bien, en unos días habré terminado los exámenes. Pero me queda la tesis para poder terminar el máster. Elegir un tema no es fácil. Recomiendan que verse sobre algo con lo que estés familiarizado. Y algo que despierte tu interés. He decidido hacerla en Galicia y sobre Galicia. Pero mi supervisor estará en Esbjerg o en Liubliana o, con mucha suerte, en Girona. Vale que hoy en día no hay distancias, pero nada como el cara a cara para discutir temas académicos. Necesito apoyo. No puedo vivir del aire, así que tendré que buscar un trabajo. Si voy a hacer la tesis sobre Galicia necesitaré estar cerca para recoger datos y hacer el trabajo de campo. La situación laboral en Galicia está tirando a muy mal. Y mi supervisor seguirá sin estar cerca. Puedo irme a Cataluña, pero entonces igual debería cambiar el tema de mi tesis. No me apetece. Quiero algo que me motive. Depués de un tiempo fuera de mi tierra, Galicia me motiva. La tesis no es una tontería, requiere horas de estudio. ¿Podré compaginarla con un trabajo a tiempo completo? Bueno, tengo que hacerlo, de algo hay que vivir. Y un piso no se paga solo. Me tocará compartir otra vez. Puedo buscar trabajo de 'cualquier cosa', difícil con mi currículum, pero se puede intentar. La cuestión es ¿merece la pena? ¿cuánto tiempo más puedo vivir con el dinero ahorrado? Muy poco. ¿Y cuando acabe la tesis, qué? Febrero 2010. ¿Doctorado? no me podré matricular hasta octubre, eso si consigo una beca, que la idea me gusta pero de ahí a hacerlo por amor al arte...En unos días estaré en Galicia. Necesito un plan. De momento ninguna respuesta de los currículums enviados. Tal vez in situ la cosa sea más fácil. En Agosto presentar la propuesta de la tesis. Tengo un mes para darle forma. ¿Me dedico en cuerpo y alma a ello?¿lo hago en Galicia?¿busco trabajo desde el primer día?¿me voy a Girona y convenzo a alguno de mis profesores para que me lleve la tesis?¿encontraré trabajo en Girona si me voy para allá? Tampoco me han contestado de ningún sitio, ¿en qué estaré fallando?¿no he pasado por esto antes?...

Quiero dormir, pero el sueño no viene.

Mañana examen. Oral. Ya no me pongo nerviosa. Pasado mañana habrá pasado.
¿Y luego qué?

domingo, 7 de junio de 2009

NO PUEDO EVITAR PENSAR EN TI

Hasta el día de hoy he sobrellevado con entereza la soledad, la falta de luz, el frío, las ocurrencias de mi 'querida' compañera de piso, la falta de planes ociosos, estar lejos de la familia y los amigos, el silencio, la falta de dinero, el estrés de los exámenes...
Pero si hay algo que está pudiendo conmigo, si algún pensamiento inunda mi mente, si alguna imagen puede provocarme ahora lágrimas de profunda añoranza...es ésto y sólo ésto...
Centola e nécoras
Merluza cocida

Bacallau á brasa


Lenguado frito

Y mi preferidoooooooooo....litán con patacas e mollo!!
¿¿veis? ya estoy llorando........................................... ;(

viernes, 5 de junio de 2009

AÑO 3 d.R.


Hoy tengo muchas ganas de escribir, tal vez porque no he hablado con nadie en todo el día o porque me parece la excusa menos mala para dejar de estudiar por un rato.

El caso es que de un tiempo a esta parte ya no cuento muchas de las cosas que querría contar. Y no es sólo que no las cuente, es que hay veces que me niego el haberlas pensado. Es como si quisiera dejar de ser yo.

En mi vida hay un antes y un después. Fue un (gran) desengaño amoroso como podía haber sido calquier otra cosa. El dolor ya pasó pero mucho me temo que los efectos a largo plazo estén empezando a cristalizarse ahora, unos cuantos años después.

Siempre había oido hablar a las víctimas de traiciones de las corazas que se autoimponían como medida de defensa para no volver a sufrir. Ridículo, pensaba yo. Ridículo y cobarde. No me gusta cerrar puertas y mucho menos dejar de abrirlas.

Pero haciendo repaso del último año de mi vida parece que algo no funciona. Por lo menos no funciona como debería funcionar teniendo en cuenta quién soy yo. O quién era yo a.R.

Hablamos de amor. Me puede la desidia en mi vida sentimental; ni la tengo, ni la busco, ni la favorezco. Y ese no es mi estilo. Siempre había pensado que esas cosas llegan sin avisar, que no se planean, que todo surge en un momento mágico de conexión cósmica. Pero ahora me doy cuenta que hace falta predisposición. Es cuestión de actitud. Y a mí me falta. El amor no es algo sin importancia y su ausencia tampoco lo es, por mucho que quiera convencerme de que sí.

No sé si es miedo, coraza, desconfianza o qué. Pero hay algo que me está frenando y quiero obligarme a pensar en ello. Por eso lo escribo. No sentir amor no me hace más fuerte, no me hace más libre, no me hace más feliz. Ya no.

jueves, 4 de junio de 2009

CANSADA

Tiempo de cambio. Se agota mi estancia en Esbjerg y necesito que se agote. Estar lejos no es fácil, estudiar cansa, mantener la moral alta en una situación potencialmente deprimente me deja exhausta. Pero no lo he hecho del todo mal.
En estos meses he aprendido a apreciar la soledad hasta tal punto que me da miedo perderla. Hay momentos en los que siento que no estoy preparada para volver a rodearme de gente, justificar mis movimientos, rendir cuentas ante alguien que no sea yo misma. Me he convertido en mi amiga íntima y temo echarme de menos.
Pero estoy cansada de tirar del carro y sé que me va a venir bien delegar pensamientos y sentimientos. Es hora de dejarme querer. Es hora de compartirme.
Hasta nuevo aviso. Besos.

lunes, 1 de junio de 2009

NO QUERÍAS CALDO...SIETE TAZAS

Siempre me he retratado como perfeccionista compulsiva. Esto me crea muchos problemas de eficiencia porque sufro por tener que acabar las cosas que he empezado. Para mí , algo terminado es algo imperfecto que se podría haber mejorado de haber seguido trabajando en ello.

Claro que con los años, y los batacazos, pues que me he relajado. Ahora me conformo con que las cosas me salgan bien y hasta, a veces, regular.

Pero hoy me han hecho probar mi propia medicina. Mi compañera de grupo me ha tenido nueve horas ininterrumpidas re-corrigiendo el trabajo que tenemos que entregar mañana. Y no hablo de corregir errores de contenido, ni de completar información, nada de eso. Estoy hablando de nueve horas de 'pijadas y mariconaditas' tipo:


  • Elegir imágenes de portada que tenga un significado implícito (y con cierto sentido del humor) relacionado con el tema del trabajo. De verdad espero y deseo que el profesor sea lo suficientemente inteligente como para captar la sutil ironía de nuestra portada...(señor profesor, si me lee..., una hora nos ha llevado la tontería...que si eso, que nos valore la gracia ;)

  • Elegir y combinar todos los colores de la portada y que vayan a juego con las imágenes anteriores. Y teniendo en cuenta que nuestros gustos son radicalmente encontrados...no fue un paseo de rosas.

  • Escribir un 'preface' (que entre preface, synopsis, abstract, introduction...tengo un cacao que pa qué..) en el que hasta le deseábamos buen verano a los profesores. Y digo yo...¿aquí lo del jamón no se estila?

  • Comprobar referencias, índices varios, tablas, figuras, apéndices...un mínimo de 5 veces. No una, ni dos, ni tres...que dice ella que siempre queda algún fallo atrás. Y le digo yo que si en 3 repasos no los hemos descubierto nosotras, no creo que el profe los aprecie en la media hora escasa que le va a dedicar a leérselo...joerrr...

  • Discutir sobre si 'aportar recomendaciones' es más conveniente que 'sugerir', 'recomendar' o 'aconsejar'. Y así con una amplísima lista de vocablos que no le acaban de convencer, especialmente si la que he decidido utilizarlos soy yo, claro.

  • Hacer anotaciones en cada sección del trabajo sobre qué miembro del grupo escribió qué parte. Cágate lorito. Después de haber trabajado juntas (y revueltas) durante un mes, decide tú quién hizo qué. Pero las reglas (danesas) son la reglas. Aquí, pongo a Dios por testigo, le di vía libre con tal de que terminara rapidito.

  • Comprobar que todos los encabezados tenían todas las palabras en mayúsculas excepto las preposiciones y conjunciones. -Lo siento Marusssa, esto es una manía que tengo-...¿¿y lo otro qué??...¿¿lo haces porque te divierte??

Así podría seguir...pues durante nueve horas más o menos. Ahora me doy cuenta de lo fácil que es ver la paja en el ojo ajeno. Y lo cojonera que pude haber sido. Mis disculpas a los afectados.

Pero tengo que decirlo, nos quedó estupendo :D

sábado, 30 de mayo de 2009

CRÓNICA DE LA 'AMERICAN NIGHT'

Antesdeayer me dijo una de mis amigas danesas que el viernes había una fiesta en el pueblo.

-Marusssa, ¿quieres venir mañana con nosotras a la 'American night'?
- Sí, claro (a estas alturas ya no digo que no a nada) ¿de qué va?¿quienes vamos?

- Pues es una noche temática con cowboys, suena música americana, hay comida americana, las tiendas abren toda la noche, podemos tomar algo en las terrazas...e iremos nosotras y tres amigas más.

Me pareció buen plan, un pelín hortera pero no me voy a poner quisquillosa, que era eso o quedarme en casa. Nada que objetar. Adaptabilidad es la palabra. Además me prometieron que lo pasaríamos bien.

Llega el viernes.

-Marusssa, ¿a qué hora quedamos hoy?¿ a la siete y media?-Ya empezamos. No se puede empezar una American NIGHT a las siete y media, que es puro día, jolín. Después de duras negociaciones lo dejamos en que a las ocho, soy una blanda.

Llega mi amiga con un chico y me explica: -Este es el novio de mi amiga, ella al final no puede venir porque trabaja y las otras no pueden venir tampoco poque están terminando un trabajo para la universidad-. Ya que están las tiendas abiertas, el chico quiere comprarse algunas cosillas de verano. Aquí entro en pánico. Ir de compras, ¿ese va a ser el plan? Vale que es un plan bastante americano, pero odio ir de compras. Dejo bien claro que me muero por tomar una cerveza en una terraza, que hace meses que no lo hago y ¿¿he dicho ya que me MUERO por hacerlo?? Guiño, guiño.

Como si oyeran llover. Dos horas y media nos tuvo el chaval, de tienda en tienda, al más puro estilo Julia Roberts en Pretty Woman. La calle abarrotada de gente haciendo lo mismo que nosotros (¿comprar más tarde de las cinco? I don't see the point...) y de vez en cuando algún grupo de octogenarios bailando country con su salero danés, ejem, sin comentarios.

¡Ah, sí! Había otro ingrediente, la comida americana que consistía básicamente en salchichas danesas pero con la banderita de EE.UU.

A las diez y media de la noche, cuando ya mis niveles de paciencia estaban rozando el nivel de alerta roja y mis únicos comentarios a sus pases de modelos se reducían a 'guay' y 'mola', el chico decidió que ya tenía su vestuario de verano completo y que podíamos ir a tomarnos la cerveza. Estupendo. Nos sentamos en una terraza. Pero esto es Dinamarca...y sólo estamos en mayo...y si la gente no se sienta en las terrazas habitualmente será por algo. Frío. Muuucho frío. Me pasé todo el rato intentando controlar mis temblores para que no se me cayera la cerveza (por la que pagué casi 7 euros) por encima...además, cuando se juntan más de dos daneses, no hay quien les haga hablar otra cosa que no sea danés. De ahí p'a casa.

La próxima vez que me inviten a una fiesta, les digo que vale, pero que la organizo yo. A la española :)

jueves, 28 de mayo de 2009

MALO ES EL QUE HACE MALDADES

Sé que casi nunca hablo de mi compañera de piso. Las pocas cosas que podría decir de ella serían malas o aburridas, así que procuro no mencionarla. He desplegado mi cara más amable y las mejores de mis sonrisas hasta el hartazgo, pero no ha funcionado. Y si no puede ser, no puede ser. Indiferencia es lo que nos queda.

Pero ayer me hizo un feo de los que merecen una entrada. Aquí nunca veo la tele porque en el piso tenemos los terrenos bien definidos, yo el salón comedor, ella la sala de la tele.

Pero ayer había partido, final de la Champions. No soy una gran aficionada al fútbol, pero me gusta ver los partidos importantes y merecía un descanso después de un día de trabajo. Lo intenté por internet pero se veía fatal y aprovechando que ella no estaba me lo puse en la tele. Le bajé el volumen (que oir a los sosos comentaristas daneses me daba sueño) y me puse el Carrusel Deportivo.

Ahí estaba yo tan contenta con mi partido importante, mi cafelito y mis comentaristas españoles cuando llegó ella. Me mira con cara de 'ya te podías ir a tu puto país de una vez' (tiene el gesto estudiadísimo) y me dice -ah, fútbol-. Yo, que no ceso en mi empeño de eliminar tensiones, le explico que es la final de la Copa de Europa (sonrisa) y que juega un equipo español (sonrisa doble) y le digo que si quiere puede subirle el volumen (súpersonrisa). Me dice que no, que da igual. Se sienta, coge su set de manicura, y a los cinco minutos empieza a ver el reloj...la miro de reojo, temiéndome lo que va a pasar...y efectivamente, pasa. Muy resuelta ella y sin titubeos, coge el mando y cambia de canal. Me pone un 'reality' de daneses adolescentes que se van a una isla a emborracharse y revolcarse unos con otros.

No pude ver los goles. Y el resto del partido lo medio intuí por internet.

Mala, más que mala. Hoy pongo MI desodorante en TU estantería como que me llamo María, buena soy yo, ¡JA!.

martes, 26 de mayo de 2009

PIEL DE GALLINA

En el transcurso de una concatenación de pensamientos de esas que empiezan por la lista de la compra y acaban en el sentido de la vida, pensé en un novio malayo que tuve, casi diría, en otra vida (por lo lejana que parece esa época) y de repente sonó en la radio 'nuestra' canción 'Can't take my eyes off you'. Un escalofrío me recorrió el cuerpo. No pienso en él muy amenudo y casi nunca escucho música mientras estudio. Las posibilidades de que pensara en él mientras escuchaba música eran pequeñas, pero las de que además sonara esa canción al mismo tiempo...pues del orden de las que ponen la piel de gallina.
Enseguida visualicé aquella habitación pequeñita en una residencia universitaria en Southampton. Y ahí lo vi, sentado al borde de la cama mirándome con ojos de amor (achinados) mientras cantaba por lo bajito...'now that I found you, stay...'
No me quedé.
¿qué será de él?

domingo, 24 de mayo de 2009

REINICIANDO LA CUENTA ATRÁS (POR ENÉSIMA VEZ)


Lo bueno de las cuentas atrás es que siempre suponen un inicio. Pero no puedo evitarlo, me ponen nerviosa. Parece que fue ayer cuando sentada en mi oficina, un buen amigo (aunque eso aún tendré que valorarlo en profundidad, jeje) me sugirió la idea de hacer un máster. Estaba estancada, necesitaba un cambio y en diez segundos, segundo arriba, segundo abajo, tomé la decisión de que era una buena idea. Así soy yo cuando soy así.

En un par de meses estaba volando a Liubliana. Volvía a estudiar. Y no sólo eso, a mis 31 años volvía a SER estudiante. Como principal ocupación de mi vida, con todo lo que eso supone. De si valoré los riesgos no me acuerdo.

Día sí, día no, me asaltan las dudas de si esto me llevará a alguna parte. Cuando estudias, la principal conclusión a la que llegas es la cantidad de cosas que te quedan por aprender. Y cuando estudias algo como 'turismo' (¿qué piiiiii es?¿de qué piiiiii va?¿se puede aprender el turismo?) la sensación se incrementa. Si un cirujano me cuenta la mejor manera de hacer un bypass no tendré nada que decir porque no tengo ni idea del tema, y como yo todos los seres humanos que nunca han operado un corazón. Pero todo el mundo ha hecho turismo, todos nos hemos tomado unas vacaciones y todos estamos en el derecho de opinar. Turismo es economía, sociología, estadística, psicología, medioambiente, antropología, matemáticas, negocios, globalización, cambio climático, innovación, desarrollo, pobreza, ética...pero como decía mi 'profe' - at the end of the day...it's all about money -. El vil metal que mueve el mundo.

Turismo es casi todo y es casi nada. Terreno bien etéreo en el que me he metido.
Siempre he envidiado a la gente que sabe lo que quiere e incluso a los que no sabiendo lo que quieren se conforman con lo que han conseguido. Yo no sé lo que quiero y no me conformo con lo que tengo, ¿es grave doctor?. Supongo que sí que lo es. Por eso procuro poner entusiasmo en las cosas que hago, esperando que algún día suene la campana y 1) descubra lo que quiero, o 2) que 'ello' me descubra a mí. Que ocurra la 'marundipia' que arroje luz en esta vida de penumbra (¡y que viva el dramatismo!)
Lo bueno de todo esto es que mientras tanto, y la mayor parte del tiempo, estoy entretenida. Casi siempre tengo cosas inmediatas que hacer que me distraen de la vida como 'un todo'...¡si hasta me atrevo a decir que soy feliz!, chula que es una.

Hoy necesitaba soltar el rollo. Y como no tengo a nadie a quién soltárselo...os ha tocado. Prometo compensación por los perjuicios causados. En un mes estáis invitados a una mariscada. Y es que a mí, delante de un bogavante y un plato de percebes se me olvida hasta que existo.

viernes, 22 de mayo de 2009

EL QUE ESTÉ LIBRE DE PECADO...

Me cuenta una amiga que de vez en cuando le asaltan arrebatos de tristeza profunda con llanto sonoro y 'sorbe-mocos', no sabe muy bien por qué, pero le pasa. Y que en esos momentos le apetece hablar con alguien que la haga sentirse bien. Sólo necesita una oreja en la que desahogarse, no quiere juicios, ni palabras de ánimo, sólo un oyente que filtre su pena. Entonces coge el teléfono y entre la larga lista de contactos siempre llama al que más feliz la ha hecho y al que, paradójicamente, menos feliz la puede hacer. Misterios del ser humano. Y a los diez segundos de conversación sabe que no ha sido una buena idea.
Yo era la segunda en su lista. Ataca antes de ser atacada y con resquicios de lágrimas en su voz me dice que no quiere sermones. - Pero, amiga, - le digo, convencida, porque así lo siento -¿quién soy yo para juzgarte? -.

jueves, 21 de mayo de 2009

CON MI CULO NO SE JUEGA

El precio de mi culo

Aquí en Esbjerg nunca me pasa nada. Me ha costado tres meses hacer una amistad y dos semi-amistades. Mantengo una relación frecuente, puramente académica, con mis profesores y saludo todos los días al propietario de la tienda de debajo de mi casa. A eso se reduce mi vida social.

He notado que con los días el 'god morgen' del tendero se ha ido complementando con sonrisas de oreja a oreja y algún que otro guiño de ojo. A veces me daba la sensación de que estaba acechando en la puerta esperando a que yo saliera por las mañanas para saludarme. Pero como he perdido toda habilidad social me convecí de que todo era fruto de mi calenturienta imaginación.

Pero esta mañana ahí estaba otra vez, apostado en la puerta con su 'god morgen' (que suena como 'gu moooo') listo para ser disparado. Aunque hoy ha ido un poco más allá. Salió a mi encuentro con una lata de refresco de naranja 'Al Waha' (es una tienda árabe) y me la tendió- 'it's for you'-. Entre sorprendida y ruborizada (ya he dicho que estoy perdiendo habilidades sociles) la agarré y le di las gracias con entusiasmo. Hasta ahí todo perfecto, pero cuando me di media vuelta para meterme en mi portal, el sujeto en cuestión me dio una palmada en el culo...no en la espalda, no en la cintura, no en el moflete...¡en el culo!¡en plena nalga izquierda!...y chaval...mi culo, además de hípersensible, es sagrado.

Dudé entre sentirme halagada (primera muestra de interés por parte de un hombre desde que estoy en Pueblo-muermo) o indignada. Pero es mi culo, y con eso no se juega. Indignadita me encuentro.

Te seguiré diciendo 'gu moooo' todas las mañanas...que nunca pierdo mi educación, pero lo nuestro nunca volverá a ser lo mismo...que lo sepas.

Y un consejito, si quieres regalar algo...por dios...que no esté a punto de caducar, que queda muy feo.

lunes, 18 de mayo de 2009

ESTABA PENSANDO EN HACER UN DOCTORADO...

(traducción libre de un texto que me he encontrado por la red mientras buscaba información sobre doctorados...)


Antes de embarcarte en un doctorado, deberías considerar tus razones para elegir este camino. Si tomas la decisión consciente de que esto es lo que realmente quieres hacer, que sepas que en los años venideros mirarás atrás y te reirás con ironía de tu ingenuidad, y no dudes que con el paso del tiempo te asaltará la invitable pregunta de…¿¿qué coño me pudo haber poseído a mí para que en algún momento de mi miserable vida hubiera yo pensado que esto era una buena idea??
Aquí te presentamos algunas de las razones más comunes para embarcarse en un doctorado:





• “Tengo una enfermedad mental diagnosticable”
Si de verdad estás loco, seguro que encajas en el mundo académico. Pero... ¿has buscado tratamiento? Muchas enfermedades mentales son curables hoy en día o se pueden por lo menos controlar con medicación. Otras se pueden resolver con la orientación psicológica adecuada que seguro durará menos tiempo del que te llevará terminar un doctorado. Pero, si estás convencido de que tu demencia va para largo, no lo dudes y rellena los formularios de la beca ya mismo.
“No consigo encontrar trabajo.”
No dudo que tus notas fueran buenas pero tienes las habilidades sociales de una iguana y reconócelo, no se te dan bien las entrevistas. Quizás el estado de la economía es tal que el único trabajo disponible es como aprendiz de cocinero en el puesto de comida rápida de tu tío, y eres demasiado orgulloso para aceptarlo. Cualquiera de estos factores significa que eres básicamente ‘inempleable’ y seguir estudiando puede parecer una elección sabia. No cambiarás nada, pero oye, estarás entretenido por unos cuantos años más.
“No puedo enfrentarme al mundo real.”
Has estado involucrado en instituciones educativas durante unos ¿dieciséis años? – probablemente la mayor parte de tu vida. Has oído rumores de que hay algo más ahí fuera pero no te apetece descubrirlo. Salir al mundo real todavía se puede retrasar por unos años más si empiezas un doctorado ahora y si además lo haces bien…podrías extenderlo indefinidamente convirtiéndote en académico. Si de verdad esta es tu razón, ¿has considerado hacer un master antes? dos años más que te ganas ;)
“Creo que sería guay tener un ‘Dr’ delante de mi nombre en las tarjetas de crédito.”
Vale, sí, ES guay. Pero no todo el mundo piensa lo mismo. Seguramente los jueces y la mayoría de los miembros del jurado no tendrán un doctorado e igual no son muy comprensivos a la hora de juzgarte por intento de estrangulamiento al funcionario de turno que insistía en llamarte ‘señorita’. Y tu discursito de - Pero…su Señoría…’señorita’ es un término degradante reminiscencia de siglos de subyugación de la mujer y además…¡¡¡he vivido durante cuatro años comiendo pasta con atún e hidratándome sólo con mis lágrimas y el sudor de mi frente, sometida a los caprichos y crueldades de un supervisor arbitrario, contradictorio e indiferente sólo para conseguir esas DOS PUTAS LETRAS!!! - …es muy posible que no funcione.
"Busco aumentar mi conocimiento y contribuir al avance de la ciencia en el tema de mi elección."
Bahjajajajajjajajja! Muy bueno! venga, en serio, ¿por qué?. Si de verdad esta es tu razón, esto…que sí….que es muy noble por tu parte ese espíritu de sacrificio en favor de la humanidad…pero en algún momento…en ese lodazal de artículos infumables e imprecisos que constituyen la suma del conocimiento sobre tu tema, en las intimidatorias visitas a académicos de actitud condescendiente y corbatas horrendas, en los tedioso seminarios, en esos colegas siempre animados con currículums abrumadores, en todo ese rollo de la pasta con atún…descubrirás que lo único que tú querías eran esas dos putas letras, que al final, no te engañes, no sirven de nada en el mundo real. Pero mientras tanto...buena suerte con todo eso del avance de la ciencia y demás ¿eh?
"Soy demasiado fea para ser modelo, actriz o prostituta."
Hombre, igual ahí le has dado...¿pero estás segura de que la última opción es descartable?
"Las chicas listas son sexys."
Aquí tenemos dos opciones. O eres una chica queriendo explotar el misticismo de la mujer intelectual, en cuyo caso unas gafas y un carnet de biblioteca tendrán casi el mismo efecto, o eres un tío que piensas que conseguirás un poco de acción con una chapona ávida de sexo, en cuyo caso yo apostaría por una tableta de chocolate por abdominales y un poco de empatía en la mirada. Un doctorado NUNCA te ayuda a ligar. Si aceptas mi consejo, a ellos no les interesa lo que estés investigando, sólo están siendo amables. Así que mejor invéntate cualquier historia y punto. Me lo agradecerás.








¿cuál será la mía? :P

domingo, 17 de mayo de 2009

Luz cenital

Siempre que vengo a la universidad en domingo tengo la sensación de que el mundo se ralentiza. Paso mi tarjeta de estudiante por el lector, tecleo la clave y la puerta automática de entrada me da la bienvenida al universo paralelo. Silencio absoluto, sólo el sonido de las teclas tecleadas y el ruido monótono del ventilador del ordenador. Noy hay nadie en el edificio. Aprovecho para deambular por los pasillos desiertos echando miradas furtivas al interior de las aulas vacías. Me siento (o me espatarro, que aquí no rigen las normas sociales) en los sofás del hall mientras leo el artículo de turno acompañado de un café de máquina. Es importante tener cambio en este lado de la realidad si no te quieres morir de hambre.

La temperatura es agradable y la burbuja de ventanales me aisla del exterior, y hasta de mi interior. Si algo está pasando fuera (o muy dentro) ya no es asunto mío. Estoy del otro lado, aquí no pasa nada.

sábado, 16 de mayo de 2009

¿JUGAMOS?


Hace mucho tiempo que no...estooo...juego al parchís. Va por rachas, tuve épocas de mi partidita/s diaria/s (la de después de comer la mejor) y otras, como la de ahora, en las que ni me acerco al tablero. Ni al cajón donde guardo el tablero. Ni a la cómoda donde está el cajón donde guardo el tablero...os hacéis una idea, ¿no?...

Lo malo del parchís es que no se puede jugar solo, bueno, se puede, pero no nos engañemos, eso no es parchís. Siempre me dejo ganar y la partida me dura dos telediarios.

Tengo ganas de volver a jugar. Me gusta la emoción de agitar el cubilete y cruzar los dedos para que el dado me dé un cinco y así poder empezar la partida. Suelo hablar mientras juego, provoco al contrario y pongo alguna que otra barrera para que la cosa se prolongue. Adoro la tensión de estar a punto de entrar en casa y que la ley de probabilidades se me rebele hasta casi costarme la victoria...pero entro, y gano :)

Echo de menos comerme las fichas del rival, no se me da mal del todo. Lo mejor es cuando comes una ficha y al contar veinte ya te estás comiendo la siguiente. Cositas que se aprenden con la experiencia. Que no todo es azar, no os creais.

Y si pierdo siempre me pido la revancha. Y si gano, le exijo al vencido que me la pida. Que ya puestos...
Estoy pensando que un día de estos debería agenciarme un tablero y...................

A JUGAAAAARRRRRRRRRRRRRRRRRR........ :)

miércoles, 13 de mayo de 2009

LA CALMA

Tengo la sensación de estar viviendo la calma que precede a la tormenta. Todo está tranquilo. Nada resuena en mi cabeza. Me siento a gusto sola y en silencio. Disfruto de la rutina de estudio, charlas y lectura como hacía tiempo que no disfrutaba......

Los 'personajes' de mi vida sentimental ya sólo tienen pequeños papeles de reparto y aunque nunca he dejado de llorar, ya sólo lo hago por gusto. Encuentro el placer sin buscarlo, o precisamente por eso. No pido mucho y siento que lo tengo todo. Todo lo que ahora necesito, un ahora que no sé cuánto durará, pero que tampoco me importa. No por ahora.

Y cuando llegue la tormenta saldré a la calle desnuda de cinismos, abriré los brazos, cerraré los ojos y dejaré que la lluvia me empape hasta las entrañas.
Porque después de la tormenta, siempre llega la calma.

martes, 12 de mayo de 2009

TORRENTES DE LUZ


Esbjerg ha dejado de ser gris. Duermo en una habitación sin persianas que está orientada al este. Aquí amanece a las 4.30. El sol se pone a las 22.30. Eso me da unas 18 horas de luz al día. Además se han ido las nubes lo que hace que esas 18 horas de luz lo sean también de sol.

Yo funciono con energía solar (como mi calculadora), así que estoy que me desbordo con esta sobrecarga . Derrocho vitalidad y me siento la reina del mambo.

Bienvenidos al país del cielo azul :)

sábado, 9 de mayo de 2009

EU SON GALEGA

Maruxiña vestida de galega (y con un poquito de resaca)

Creo que antes que nada, soy gallega. No es que me vayan los nacionalismos pero estoy convencida de que nacer en un cierto ambiente y rodeada de una determinada cultura....pues marca. A mí me ha marcado. Decía un compañero de trabajo de mi padre que le gustaba como se enfadaban las mujeres gallegas porque en vez de reñir parecía que estaban dando cariño; (léase con acento gallego) -pero meu rei.....¿no ves que eso no está bien?...ay filliño.....no sé que vamos a hacer contigo, ¿eh?, que te me vas a echar a perder....vaya por Dios.....-

Yo no sé reñir, contesto con preguntas y siento en mis carnes a 'morriña e a saúdade'. Soy hospitalaria y como buena gallega me obsesionan el clima y la comida. Mis años en el extranjero han pulido mi personalidad y no me ajusto ya tanto al estereotipo...pero algo queda.

El caso es que hoy he conocido al 'otro gallego en Esbjerg' (porque dudo que haya ninguno más), tras un cúmulo de casualidades y otro cúmulo de encuentros fallidos, nos hemos visto las caras. No hablamos en gallego. Pero hablamos 'gallego'. Y fue todo un placer. Sentir la cercanía en la distancia es siempre agradable. Seguro que repetimos y la próxima será delante de una cena de esas que valen por siete.

:)

viernes, 8 de mayo de 2009

PROCREAR

Mi idea gestándose
En mi kit 'espantahombres en edad de merecer(me)' guardo unas cuantas herramientas verbales que no suelen fallar (su eficacia es directamente proporcional a la prontitud con que se pronuncien), a saber; 'mi ex la tenía enorme', 'mi época loca ya pasó, ahora sólo busco estabilidad', 'tengo que presentarte a mis padres'....pero la reina es sin duda...'¡qué ganas tengo de ser madre!', con sus variantes 'ojalá me quede preñada' o 'de este año no pasa que alguien me haga un hijo'. Funcionarían hasta conmigo.


Yo tomo las decisiones bastante tiempo antes de ser consciente de que las he tomado. Por eso siempre me da la sensación de que no reflexiono mis pasos. De repente me encuentro en Malasia tomando sopa de pescado para desayunar, o en Eslovenia compartiendo habitación en una residenca universitaria y empeñada hasta las cejas. Y me digo ¿qué hago yo aquí?¿por qué no lo habré pensado dos veces? Lo hice, sólo que no fui consciente.

Pero ayer tuve un momento de clarividencia. Cuando volvía en bicicleta de la universidad sentí en mi estómago que acababa de empezar a tomar la decisión de ser madre (increíbe lo lúcida que me vuelvo encima de una bicicleta). Esta vez de verdad. No sé cuando se materializará, ni cómo, ni cuánto tiempo de gestación necesitará la decisión. Pero está ahí. Cocinándose.

Igual ahora me lo pienso dos veces antes de decirlo. Porque con las cosas serias no se juega.


:)

martes, 5 de mayo de 2009

TROPEZAR MIL VECES CON LA MISMA PIEDRA


Hay cosas que no se aprenden. Y lo digo yo que llevo más de tres cuartos de mi vida estudiando. ¿Cuántas veces me habréis oido decir eso de 'no voy a ser capaz'?, seguramente más o menos las mismas que yo lo he pensado. ¿Cuántas de esas veces he sido capaz?, pues una proporción demasiado alta como para que me sienta en el derecho de volver a utilizar esa frase ( o sease, de tantas veces que lo dije y luego fui capaz, debería negarseme el derecho a volver a pensarlo/decirlo). Pero lo vuelvo a hacer. Porque lo vuelvo a pensar. ¿Por qué? porque alguna vez lo pensé y sucedió. Y desde entonces llevo el miedo en el cuerpo.

Ya lo sé, no se puede vivir con miedo. Pero diré en mi defensa que mi miedo no es paralizante. Muy al contrario, es estimulante. Son tantas la ganas de demostrarme que porque haya pasado una vez (lo que sea y cuando fuera) no tiene por qué volver a ocurrir, que pongo todo mi empeño y mis ganas en conseguirlo.

Y si finalmente pasa 'lo que sea y cuando sea', siempre me quedará el consuelo de poder darme la razón (yo había pensado que iba a suceder de la manera x y efectivamente así ha sucedido, por lo tanto, puedo darme la razón).

sábado, 2 de mayo de 2009

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN


Estos días encerrada en la universidad me han dado la oportunidad de conocer mejor a una de mis compañeras de clase. Nos pasamos horas pegadas al ordenador leyendo artículos y más artículos, intentando escribir algo que suene a que sabemos de lo que hablamos. En los descansos de cinco minutos que nos tomamos ella ha decidido ponerme al día de su vida y yo lo disfruto como si estuviera leyendo una buena novela.

Mi compañera es alta, rubia con un toque pelirrojo, guapa, sonriente y muy dulce. Viste bien y es fina, su pasión son los caballos y todos los días habla del suyo como si fuera su mejor amigo. Ahora sé que lo es. Me había contado que después de acabar el instituto había pasado cinco años viajando y que por eso era mayor que la mayoría de nuestros compañeros.

Yo me hice una idea mental de ella sin querer. Chica de buena familia, un poco mimada, con una vida fácil y poco más.

Pero las apariencias engañan. Tras acabar el instituto se fue a Egipto pero no de viaje de placer. Se fue a trabajar como guía turístico a El Cairo unos años. Su familia sí tiene dinero, pero eso es todo. Su madre es alcohólica, manipuladora y chantajista emocional -aunque yo nunca he sentido que no me quiere, ¿eh?, y yo también la quiero a ella. Su infancia la pasó entre borracheras, gritos, discusiones y sentimientos de culpa. Me contó casi con lágrimas en los ojos que un día le pegó a su madre y que ese día entendió cómo alguien puede asesinar a un ser querido en una situación extrema de descontrol y rabia. - no es que yo vaya a matar a mi madre- me aclaró con su voz dulce y una sonrisa leve.
Cuando ya tuvo edad de decidir se fue de casa y buscó ayuda psicológica para reparar todo el daño que sentía en su interior, asistió a grupos de ayuda y encontró en los caballos el refugio que necesitaba -lo bueno de los caballos es que no entienden los enfados, si les hablas con rabia se van, eso es todo, por eso con ellos aprendes a controlar tu ira. Pero los mismos que la salvaron casi le cuestan la vida. Un día se cayó de uno y estuvo al borde de la muerte. Además de secuelas físicas arrastra un problema de memoria que le hace difícil recordar cosas a corto plazo, -por eso no soy capaz de resumir lo que acabo de leer, no te creas que soy tonta-.

Pero superado el miedo después del accidente se dio cuenta de que ya no podía vivir sin caballos así que durante la carrera estudió y trabajó para poder comprarse uno y lo consiguió. -no se lo dije a mi familia y sólo cuando me gradué les presenté a mi caballo, vi el orgullo en sus ojos-.

Volvamos a Egipto. Allí se enamoró de un egipcio del que habla todavía con cariño y admiración. Se enamoró tanto que cuando volvió a Dinamarca se dijo a sí misma que quería que su historia funcionara y ni corta ni perezosa se lió la manta a la cabeza y ella solita, con 24 años, se fue a Egipto para casarse. Sola y en secreto -sabía desde el principio que aquello era un error, pero no lo pude evitar, lo quería mucho-.

Volvió a Dinamarca con él, pero el choque cultural y una madre alcohólica que -siempre dice lo que piensa, ella es así- dieron al traste con su relación.

Le costó dos años divorciarse. Me contó que en el 25 cumpleaños es tradición que tus amigos te regalen canela si no estás casada, ella recibió su canela -estuve a punto de revelar mi secreto, no podía más- pero otra vez se calló.

Volvió a Egipto otra vez en secreto para firmar papeles y terminar con su matrimonio -sólo se lo conté a una amiga para que alguien supiera donde estaba por si me pasaba algo-.

Ahora tiene veintiocho años y se siente fuerte, le gusta demostrar a los demás y a sí misma que puede hacer cosas que nadie piensa que puede hacer. -vivo siempre al límite y la tranquilidad y el sosiego me ponen nerviosa, cuando no hay discusiones a mi alrededor me siento rara-. Lo dice ella que nunca dice una palabra más alta que la otra, que siempre está dispuesta a ayudar e irradia calma por todos los poros de su piel. - Nunca hubiera pensado que tu vida fuera así- le dije con una sonrisa. - ya, sé que no doy esa impresión, igual debería ser actriz, cuando tenía nueve años actué en una obra del colegio y me gustó-. Se queda pensativa y me sonrie.


-¿nos vamos?-.

- Sí, pero prométeme que mañana más-

martes, 28 de abril de 2009

SI LAS ESTRELLAS LO DICEN....

Creo que ya he contado alguna vez que me leo el horóscopo todos los días (o casi todos). No recuerdo cuando empecé ni tampoco sé si algún día dejaré de hacerlo. No busco respuestas ni recetas mágicas, mi parte racional lo encuentra ridículo y la irracional también. ¿Por qué lo hago entonces? Porque en estos días de gripe emocional leer algo como lo de hoy me despierta una sonrisa. Y una sonrisa siempre merece la pena.
'Si las reglas del juego van a seguir cambiando, no tiene mucho sentido planear una estrategia. Lo mejor que puedes hacer es decidir estar alerta y ser flexible, y dispuesto a empezar a correr a toda velocidad hacia el extremo contrario del campo de juego. Cada vez que piensas que ya has comprendido qué es lo que está pasando, hay un nuevo cambio. Es posible que todavía pase algún tiempo antes de que las cosas se asienten y tú puedas aclararte del todo. Mientras tanto, sólo tienes que mantener los ojos abiertos'
:) ¡como platos los tengo!

domingo, 26 de abril de 2009

ASÍ NO

No me gusta decepcionar a la gente que me importa pero me gusta aún menos decepcionarme a mí misma. La sensación de saber que algo no lo he hecho bien y sobre todo la de saber que podría haberlo hecho mejor son cualquier cosa menos placenteras. Duelen en el amor propio que tanto me cuesta cultivar. No me valen las excusas de ida y vuelta que rebotan contra el muro de remordimientos. Me lo tengo merecido. Combino los papeles de juez y juzgado en un sólo cuerpo y con la sentencia de culpable encima de la mesa no me queda más remedio que sentirme mal por tener que reprobarme y volver a sentirme mal por recibir la reprimenda.
Ya tengo mi castigo. La próxima vez lo haré mejor.

jueves, 23 de abril de 2009

Y HE PERDIDO EL MIEDO A VOLAR


Hay una canción que dice...'mata más gente el tabaco que los aviones, y yo he perdido el miedo a volar...'

En mi vertiginoso recorrido hacia la madurez he perdido el miedo a volar. Cuatro vuelos en cinco días y ninguna sensación de ansiedad me lo confirman. Qué tendrá que ver la madurez con tener miedo a volar me diréis. Pues mucho. Yo siento que maduro a golpe de aprender a darle a las cosas la importancia que creo (porque al final nada (para mí) es absolutamente objetivo) tienen.

La probabilidad de que me muera en un accidente aéreo es menos que mínima, ¿qué sentido tiene sufrir por algo que lo más probable es que no ocurra nunca? Sufrir no debería ser algo gratuito. Y estoy trabajando en ello.

En mi incansable camino hacia la madurez he decidido no ser una mártir a menos que me arranquen las uñas por defender una causa justa o me atraviesen con siete lanzas el corazón por salvar a la humanidad. Esto no quiere decir que vaya a dejar de quejarme, porque lo seguiré haciendo cuando me apetezca, lo que quiere decir es que estoy intentando que deje de apetecerme.

Las listas de pros y contras, las de razones que tengo para dar las gracias, las de los momentos de felicidad que he vivido, vivo y viviré son herramientas útiles para combatir mis ataques lastimosos. Un poco de control mental y el resto vendrá rodado.

Pero algo que tengo claro es que cuando ya sea madura (madurita e interesante), conservaré una lista de 'cosas inmaduras que me quedan por hacer', por si las moscas.

miércoles, 15 de abril de 2009

CASITAAAAAA


Hoy debería estar organizando mis apuntes, o escribiendo las conclusiones del informe que tendré que rematar a la vuelta de mis mini-vacaciones, o directamente estudiando para los exámenes que se avecinan. Pero no puedo, estoy nerviosa y excitada por mi viaje de mañana y lo único que soy capaz de hacer es limpiar al ritmo de mi 'música de limpiar' (que nunca viene mal) .

Creo que nunca había sentido tantas ganas de volver a casa, de ver a la familia y de comer como Dios manda.

Tiene muchos alicientes este viaje; voy a conocer a una nueva miembra de la familia, voy a reencontrarme con familiares que hace años que no veo, por fin me darán un diagnóstico sobre la mandíbula (con un poco de suerte pronto podré comerme un plátano al modo de todos los mortales y no cortándolo en pedacitos) voy a depilarme con la sílkepil y no con la cuchilla cutre, voy a recibir abrazos y besos en abundancia...contacto físico, por fin, qué alegríaaaa, voy a achuchar a mi sobrina hasta que empiece a ponerse azul, me voy a tomar un cubata en el pub de toda la vida con la gente de toda la vida, voy a conducir, voy a cambiar de modelito cada día de la semana y voy a comer pescado y marisco en cantidades industriales. ¿Suena o no suena bien? Yo creo que no se puede pedir más.


Sólo tengo que soportar un viaje de 24 horas en el que recorreré 3 países y estaré de vuelta al hogar. HOGAAAAAAARRRRR

martes, 14 de abril de 2009

Fanø

Fanø es una isla pequeñita de 56 kilómetros cuadrados en el Mar del Norte y a sólo 12 minutos en ferry de Esbjerg. Parece un museo al aire libre de armonía y buen gusto. Una delicia.

Fui en excursión improvisada con unos amigos y me ha cautivado. La próxima vez volveré con la bici, el tupper con la tortilla de patatas jugosa y la toalla para echarme una siesta arrullada por el cantar de los pájaros y el murmullo del mar. Es uno de esos sitios en los que me digo 'podría quedarme aquí para siempre' pero en el fondo sé que no es verdad. Los sitios para meditar no son sitios para quedarse, que con el tiempo pierden la gracia, o peor, hacen que la pierda yo. Así que éste será otro de mis lugares 'para volver'. Y para que vengáis :)













domingo, 12 de abril de 2009

LA (SOPORTABLE) LEVEDAD DEL SER


Soy altamente prescindible en este mundo. Supongo que todos lo somos un poco pero yo estoy, sin duda, por encima de la media en prescindibilidad. A fuerza de desligarme de todo he conseguido que mi existencia no influya de manera intensa a nadie ni a nada. Hace tiempo que voy de puntillas y empiezo a cogerle el gusto.

Soy como el comodín de la baraja, si al repartir me tienes en la mano te serviré de algo y te alegrarás pero si me sacan de la baraja todos podréis seguir jugando, ganando y perdiendo. Y si queréis comodines siempre habrá un as de oros para sustituirme.

Si mañana desapareciera no dejaría ningún cabo suelto, ninguna vida a la deriva, nada importante que rematar, podría irme sin cargo de conciencia, saludando con una sonrisa y sabiendo que se me echará de menos y punto. Mi gran tarea es vivir. Vivir para mí y sólo para mí. Hacer del egoísmo algo placentero.

Experimento la levedad cada mañana al levantarme y cada noche al acostarme, como si el día fuese una metáfora de la vida con su amanecer y su ocaso. Y cada mañana me despierto con ganas intensas de vivir y cada noche me acuesto diciéndome que lo he hecho. Porque el día ha sido enteramente mío. Porque todo es más fácil cuando sólo tienes que manejar tu existencia y los conflictos de intereses no existen.

Me pregunto si sentiréis lástima o envidia. Como espectadora no sabría muy bien qué pensar. Pero estoy en el centro del tornado y se está bien aquí viendo como gira todo a mi alrededor.

Ya lo sé, no soy tonta, no va a ser así para siempre ni pretendo que lo sea. Pero déjame que lo disfrute, por ti, por vosotros, por ellos que tanto lo añoran aunque no se atrevan a reconocerlo. Yo también lo negaré cuando ya no lo tenga. Pero mientras tanto seré leve, libre, liebre.