lunes, 21 de mayo de 2007

CANSADA

Hoy estoy cansada. Física y anímicamente. Por nada en especial.

Os voy a contar un cuento:

Érase una vez en un país muy lejano una bella muchachita que sufría mal de amores. Pero este no era un país cualquiera, era un país con Leyes de Amor que velaban por el bienestar y la justicia de los corazones.

Nuestra protagonista había vivido una bonita historia romántica pero los sentimientos de su pareja hacia ella se habían agotado y ella se preguntaba qué haría ahora con todo ese amor que seguía sintiendo, quién le devolvería los sueños perdidos, quién le compensaría por tanta pena. Así decidió ir al tribunal del Amor y personarse como acusación ante el Juez del Amor.

El sabio juez escuchó su caso y preguntó a la mocita:

- ¿Qué significaba ese amor para ti?

Ella contestó:

- Sentir que me quería era lo que más me gustaba del mundo

El juez tras esta afimación y sabiendo que el acto de amar es algo involuntario y que no se puede forzar volvió a preguntar:

- ¿y qué era lo segundo que más te gustaba del mundo?

Y ella respondió:

-Que él me diera masajes en el cuello con sus manos suaves y robustas

El experimentado juez en cuestiones del corazón no lo dudó demasiado y dictó sentencia:

-Condeno al acusado a dar un masaje en el cuello a su ex-pareja una vez al día durante el resto su vida como compensación por haberle robado lo que ella más quería.

El acusado intentó replicar al juez...

- Pero señor juez...yo ya tengo otra pareja...he vuelto a encontrar el amor...no creo que ella lo entienda...

Pero el magistrado no dudó en golpear el martillo con contundencia sobre la mesa y cerrar cualquier posible discusión. La Ley del Amor había hablado.

El acusado comenzó a cumplir su sentencia y todos los días acudía a su ex-amada para acariciar su cuello y resarcir en buena medida el daño causado...Un día, otro día, caricias, charlas, miradas...¿Y os imagináis lo que pasó?

Pues sí, el cumplimiento de la condena resultó más efectivo de lo esperado y nuestro protagonista se volvió a enamorar. Y así, sin quererlo ni buscarlo, devolvió todo lo que le había arrebatado. Y fueron felices...y se comieron un plato de percebes.

MUCHO AMOR PARA TODOS Y MUCHO AMOR PARA MÍ

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Viva la Ley del Amor pero sin jueces de por medio!, que el Amor marque su camino y su destino y ojalá vuelva libremente a aquellos corazones que se necesitan , como el de los protagonistas de la historia de hoy, para que nunca más se separen y sean templos de la pasión FOREVER!
¡AMAD Y MULTIPLICAOS!(bueno, esto siempre que exista consenso entre las partes, je je). Di

Tanatos dijo...

Me pone triste el cuento de hoy, no lo puedo evitar.

Me gusta que la gente se quiera, que los que se aman sean felices juntos, y me gusta que el amor prevalezca...

... pero el cuento me pone triste...

¿Será porque los finales así de felices sólo existen en los cuentos de hadas y en las películas de Hollywood?

Te quiero

Anónimo dijo...

..."cuéntame un cuento y verás que contento me voy a la cama y tengo lindos sueños ..."
va a ser que sí!!! que el ERASE UNA VEZ... de HOY más que un cuento parece un sueño... SERÁ QUE TODAVÍA NO ME HE DESPERTADO???

BICOS... Y FUERON FELICES Y COMIERON PERCEBES (al igual que tu, los prefiero a las perdices, jijiji)

LA K --- NLRK.BLOGSPOT.COM

UN CUENTO... TAMBIEN...

Nat dijo...

Qué triste, pero qué lindo a la vez, que idealizado el cuento. Concuerdo con Di, que viva la ley del amor, pero sin jueces intermedios.
Yo sigo acá, llegando del doc, que me ha dado más licencia, pero igual contentilla, Mr. Bip se ha portado super bien, y a pesar de la distancia geografica (tenemos una cordillera entre medio de nosotros dos), parece más cercano que antes, haciéndome reír con cualquier tontera para que yo me olvide de la fiebre y la tos. Digamos que lo consigue sólo a ratos, pero es la intención lo que vale no?

Besitos

Clericuzio dijo...

En el happy ending de mi cuento, yo ya seria abogado, en mi happy ending tendria mi casa blanca junto a ella, quizas con hijos, quizas solos aun...

Ahora, no hay final feliz, lo que no quiere decir que en el futuro cercano/mediano/lejano la suerte me sonria.

Saludos desde el rincon del mundo!!!