jueves, 10 de junio de 2010

SER CAPAZ


Nada me hace sentir mejor. Ser capaz de hacer algo que me he propuesto hacer. Ser capaz de dejar de hacerlo si creo que así debe ser.

Nada me resulta más difícil.

A mayor dificultad, mayor satisfacción. La vida no tiene sentido sin retos. Sin quererlo he encontrado el sentido de mi vida.

Ahora acumulo los retos como tesoros y les voy haciendo frente con serenidad, de uno en uno y hasta a varios a la vez. Ahora me siento en un escritorio desvencijado mirando al mar, al mismo mar que recurría cuando aún no sabía quién era y necesitaba sentirme nadie. Cuando hace veinte años me imaginaba en mi ahora. Un ahora otrora lleno de cosas que no tengo y que el ahora de ahora no necesita.
Suspiro. Ya sin drama.

9 comentarios:

Len0re dijo...

Vas encontrándote, vas conociéndote, eso es lo que importa.

Mil besos

Anónimo dijo...

qué foto más relajante y acogedora...me encanta... gracias por tus siempre estimulantes palabras,
una de tus anónimas

koveri dijo...

Siempre me haces pensar con lo que escribes ;)
Los retos son el motor de la vida, nunca dejes de proponerte cosas y de intentar llevarlas a cabo

Andrea dijo...

Los retos nos tiran de la mano hacia delante cuando no hay nadie que de verdad lo haga.
Bonita foto, ¿dónde es?

Razonador dijo...

Te aporto este texto de mi amigo Ernie J. Zelinsky que esta relacionado con lo que cuentas:

"""Aquello que es más difícil de lograr es lo más dulce de recordar

Si se les ofrece la posibilidad de elegir entre hacer algo fácil o algo difícil, la mayoría de la gente opta por lo fácil. Lo que atrae es la comodidad a corto plazo, pero la elección de ésta es una paradoja. La decisión de evitar las tareas difíciles es más cómoda a corto plazo; sin embargo, a la larga resulta incómoda y, a veces, dolorosa.
¿En alguna ocasión se ha sentido extraordinariamente bien después de haber logrado lo que, al principio, no le parecía posible o que todo el mundo decía que no podía lograrse? Por ejemplo, apuesto que si ha dejado de fumar no le ha sido nada fácil. Y, sin embargo, al realizar algo difícil e incómodo ha conseguido muchísima satisfacción. Ha sido todo un logro.
Una de las reglas de la vida dice que cuando elegimos el camino fácil y cómodo, la vida resulta ser difícil e incómoda. Casi siempre, el noventa por ciento de la gente elige este camino porque la comodidad a corto plazo es más atractiva. El problema es que, a la larga, resulta ser muy incómodo. Un fumador que decide seguir fumando opta por lo fácil y cómodo, pero, a la larga, experimentará la incomodidad y la dificultad resultante de los efectos negativos de haber fumado mucho.
La otra opción es seguir el camino difícil e incómodo. Cuando lo elija, a la larga, la vida será más fácil. Hay un diez por ciento de las personas que siguen este camino porque saben que para disfrutar de beneficios a largo plazo hay que experimentar incomodidad a corto plazo. Estos beneficios incluyen una salud mejor, dinero extra para gastar e invertir, y una mayor sensación de bienestar.
Aquello que es más difícil de lograr hoy, es lo más dulce de recordar mañana. Casi todos necesitamos haber realizado tareas complicadas antes de poder experimentar una sensación de realización y satisfacción. Puede que piense que para que su vida sea fácil y cómoda necesita tener riquezas, pero la sensación de realización y de felicidad no va de la mano con el placer y la comodidad. Sólo podrá experimentar una enorme satisfacción personal llevando a cabo los proyectos más difíciles.
El principio de que debemos hacer lo difícil e incómodo para experimentar una verdadera satisfacción y bienestar, influye en todas las áreas de nuestras vidas, incluyendo el trabajo, la economía, la educación de los hijos, la amistad, el amor, la salud, la forma física y la jubilación. Elegir el camino fácil y cómodo (quedarse en casa, sentado y viendo un montón de programas para descerebrados en la televisión) le colocará en una calle sin salida. La satisfacción sólo puede obtenerse llevando a cabo unas actividades retadoras que, en ocasiones, son difíciles y frustrantes. El precio que hemos de pagar para llevarlas a cabo será tiempo, esfuerzo y frustración.
Es posible que sueñe con una vida en la que tiene usted un talento extraordinario y en la que todo le resulta fácil. Deténgase, piense seriamente en este sueño y se dará cuenta de que se aburriría en un momento. La próxima vez que tenga alguna dificultad con un proyecto importante, deje de gimotear y, en lugar de eso, dé gracias de que su vida sea tan interesante.
Damos valor a las cosas que se ganan con sangre, sudor y lágrimas. El éxito que llega lentamente y con un esfuerzo considerable es el más satisfactorio. Tal y como dijo Epicuro: «Cuanto más grande es la dificultad, mayor gloria proporciona el superarla.» Una vida satisfactoria exige esfuerzo y acción de su parte. La elección es suya. Usted puede escalar el Everest porque está ahí, o puede escalar una montaña imaginaria porque no está ahí. ¿Qué cree usted que le proporcionará una satisfacción mayor?"""
Un abrazo.

Ricard dijo...

Hola.
He pasado casualmente por tu blog y no he pasado de largo como en otros muchos.
No solo por visualizar tus maravillosas imagenes sino para leer tus textos (que es lo mas dificil).
Te felicito por tu blog y seguire pasando por el.
Un saludo.
Ricard

mxg dijo...

Me encanta la foto :-)

Anónimo dijo...

la foto es wonderfull...

Li..* dijo...

la foto me encanta :)