jueves, 12 de marzo de 2009

COMUNICACIÓN NO VERBAL


No hablo mucho con mi compañera de piso. Primero porque no está mucho en casa y segundo porque ya lo hemos intentado y creo que no tenemos demasiadas cosas que contarnos. Nuestra última conversación duró 15 minutos en los que yo intenté explicarle qué es el vinagre -sí mujer...lo que se le pone a las ensaladas además del aceite , normalmente se hace de vino, aunque también puede hacerse de sidra, es muy famoso el de Módena - y ella me miraba con cara de 'yo no he probado eso en mi vida'....¡por Dios! que su padre tiene un restaurante... Así que cada vez más nuestra comunicación se reduce al ámbito no verbal.


Últimamente ella me ha comunicado que hay dos cosas de mí que le molestan. La primera es que yo no lave la cafetera inmediatamente después de preparar el café. Si por la mañana hago café para seis personas es porque no quiero hacer seis cafeteras para una persona a lo largo del día ¿soy la única que recalienta el café de la cafetera eléctrica? Pero en cuanto me despisto ella ha tirado el café por el fregadero con la consiguiente pérdida de dinero (10 coronas por cafetera) y tiempo. Se admiten apuestas a ver quién se cansa antes, si ella de fregar la cafetera cada dos por tres, o yo de hacer café en cantidades industriales.


La segunda es que no le gusta que coloque mi desodorante en su armario. En el baño ella ha asignado la mitad de una estantería para mí, y el armario completo bajo el lavabo y la otra mitad de la estantería para ella. Aunque estoy en clara desventaja yo no me quejé porque soy de pocos cosméticos. Pero mi bote de desodorante es alto y no cabe en la estantería por lo que lo tengo que colocar tumbado y se cae constantemente. Yo que soy muy apañada he decidido guardarlo en el armario bajo el lavabo que es grande y tiene espacio de sobra. Pero cual es mi sorpresa que cada mañana al salir de la ducha mi desodorante aparece colocado encima de la lámpara del espejo. ¿? Igual se teletransporta y estoy hablando de más pero para mí que es ella....


Como ya he contado he convivido con mucha gente y comportamientos de este estilo he visto cienmil (no dejes rayitas con el cuchillo en la margarina, no tomes leche caliente por la noches, no dejes migas en la panera, no pongas esa música, no uses tanto rato el teléfono,...) y esto me ha ayudado a aprender a adaptarme a los demás con humor. Dándole importancia sólo a las cosas que de verdad la tienen.


No me cuesta tanto hacer otra cafetera ni volver a colocar el desodorante en el armario. Y si ella un día se cansa de llevarme la contraria en silencio....igual volvemos a hablarnos. E igual descubrimos que sí tenemos algo que contar. Vete tú a saber :)


Hoy se ha despedido con un 'hasta luego' a las dos de la tarde. Pero 'hasta luego + mochila - cepillo de dientes' significa 'hoy voy a dormir con el que te conté un día que era el capullo de mi ex con el que nunca más iba a tener nada porque me hacía la vida imposible'......me gustaría decirle que puede decir 'hasta mañana' sin miedo a que la juzgue.....la entiendo mejor de lo que se cree ;)


BESITOS


3 comentarios:

jabolka dijo...

Y si pones el café en un bote de cristal y lo guardas en la nevera? es que eso de andar tirando el dinero en forma de café me ha llegado al alma, más aun que el remate del texto,jajaja...

besitos

mxg dijo...

Puede ser peor, yo conviví con una mujer de Kirguistán de tamaño de caballo de granja que soliá mangar la ropa interior de mi otra companía gracíl. Vivimos momentos tensos cuando ella se enteró. Aún no sabemos que hizo con la ropa que ni de broma le servíá.

Miriam dijo...

Yo llevo 5 años compartiendo piso. Y creo que he tenido muchisima suerte, porque siempre he sentido que mis compis de piso eran como una familia. Ánimo con Miss Hastaluego...