viernes, 20 de febrero de 2009

VIERNES NOCHE

Es viernes noche (aquí desde las cinco y media) y no tengo plan. Hoy no he hablado con nadie en todo el día y reina el silencio absoluto en mi piso. Creo que voy a decir algo en voz alta sólo para confirmar que no me he quedado muda, o sorda tal vez.

Estoy acostumbrada a estar sola y a tomar mis decisiones cotidianas sin pedir opiniones ni apoyos pero hoy la tarea se me ha antojado más incómoda de lo habitual. No soy demasiado buena gestionando mi tiempo de ocio, se me da mejor lo de cumplir con mis obligaciones y una vez cumplidas escuchar propuestas, valorarlas y decidir.

Pero en este pueblo en el 'País donde todo está en su sitio' no hay demasiadas cosas que hacer un viernes noche, silencioso, frío y sin compañía.

Así que encenderé las velas, pondre música, me prepararé un café caliente, cerraré los ojos e imaginaré. Y una vez haya imaginado, abriré los ojos, lavaré mi taza, apagaré la música, soplaré las velas y me acostaré.

Que mañana tengo obligaciones ociosas que cumplir.

BUENAS NOCHES

4 comentarios:

Katrina Frkovich dijo...

Hay veces que el silencio y la soledad son una gran compañía. Otras veces parece que la casa fuera a devorarte para escupirte después en un rincón oscuro y pestilente, pero bueno chica, qué le vamos a hacer.

Puedo prometer y prometo que hecho de menos el silencio más de lo que nadie echa de menos nada!

多洛雷斯 dijo...

Xa estou aqui chego facendo ruído, moito ruído para ti. jejejejeje

Miriam dijo...

Yo hay varios momentos de la semana en los que "quedo conmigo", es decir, que tengo cosas que hacer conmigo. Dedicarse tiempo a uno nunca es malo! :-)

Pilar dijo...

¿No tienes una pelicula para ver? Te entiendo perfectamente. La soledad es buena pero demasiada satura.
Besitos