martes, 12 de mayo de 2009

TORRENTES DE LUZ


Esbjerg ha dejado de ser gris. Duermo en una habitación sin persianas que está orientada al este. Aquí amanece a las 4.30. El sol se pone a las 22.30. Eso me da unas 18 horas de luz al día. Además se han ido las nubes lo que hace que esas 18 horas de luz lo sean también de sol.

Yo funciono con energía solar (como mi calculadora), así que estoy que me desbordo con esta sobrecarga . Derrocho vitalidad y me siento la reina del mambo.

Bienvenidos al país del cielo azul :)

7 comentarios:

Eva dijo...

Caray, qué gusto.
Aquí aún no estamos tan "avanzados".

Pilar dijo...

Me gustaría probar alguna vez esa intensidad de luz, debe ser la leche

Katrina Frkovich dijo...

Pues a mí eso no me iría nada bien, soy un poco gallina y me suelo despertar al amanecer a no ser que me duerma con toda la tajada jajaja

Un saludo!!

Miriam dijo...

Vas a ser la señora del antifaz!

Nat dijo...

¡Qué bien y contenta se te lee!

Un beso

Anduriña dijo...

Jo pues yo no llevaba muy bien esos horaros solares en verano en Hamburgo y mucho menos lo de no tener persianas!!Sí tengo que reconocer que no dormir en una oscuridad total hace que te despiertes menos perezoso y empieces el día con más ganas.

Aquí en Zaragoza llevamos muchos días con sol, bueno hoy está tormentoso, pero no nos podemos quejar. eso sí sólo pido que no llegue de golpe el calor de 35-40 grados que siempre hace aquí!!

mxg dijo...

Parece diferente el mundo con luz, verdad?