miércoles, 21 de marzo de 2007

¿PRINCIPIO O FIN?

Siento vértigo...no sé quién va a leer esto y no sé quién quiero que lo lea.

Siempre he tenido miedo a ser juzgada pero al mismo tiempo me crea curisosidad (y ansiedad) saber la opinión que los demás puedan tener sobre mí. Siento la misma sensación que en el colegio cuando el profesor leía las notas de los exámenes en alto y yo esperaba oir mi apellido, mi nombre y después la calificación. Quiero ser puntuada de nuevo. Y aprender de ello.

Hoy es un día de emociones contradictorias. He hecho lo que hacía tiempo que tenía que haber hecho y sin embargo no me siento bien, aunque eso es normal, desde hace años arrastro un sentimiento de culpa que me persigue haga lo que haga y deje de hacer lo que deje de hacer. Hay quien me dice que eso es por haber estudiado en un colegio de monjas pero yo no lo creo así, más bien creo que es por haber nacido mujer y en el 1976. No sé si la gente de mi generación tendrá la misma sensación que yo pero a veces creo que no sé muy bien quién soy o quién debo ser. Dudo de lo que quiero y hasta dudo de lo que siento. Estoy a caballo entre dos corrientes que tiran de mí por igual.

Nací y me eduqué con unos valores muy marcados, tenía claro lo que estaba bien y lo que estaba mal y hacía el esfuerzo de ser una buena chica. Pero cuando crecí mis bases morales se volvieron relativas, no es que se atenuaran si no que empecé a cuestionarlas. De un 'esto está bien y esto está mal porque esto es bueno y esto es malo' pasé a una segunda fase de 'esto está bien porque hace bien' y ahora estoy entrando en la tercera fase 'esto está bien porque me hace bien'. Y ahí entra el sentimiento de culpa.

Pero no quiero enredarme en mi primer día. Sólo quiero contar que he dejado a mi novio, a la persona que más feliz y más desgraciada me ha hecho, a quien me hizo descubrir que mis límites están muy por encima de lo que yo pensaba y que mi capacidad de entrega es admirable . Y no me siento bien, porque sé que él está sufriendo, pero es su sufrimiento o el mío. Y esta vez, por fin, he elegido no sufrir yo.

Y ya no me siento tan mal. ¿Y ahora qué?

3 comentarios:

Tanatos dijo...

Ahora a vivir, que son dos días

Lu dijo...

a mi no me hace falta ponerme en tu lugar porque, como sabes, ya he estado.....
Yo tampoco crei a la persona que en su dia me dijo "pues fijate en lo que me ha pasado a mi", pero me pasó lo mismo y una vez más soy yo la que te digo esa frase.
Te mereces lo mejor y no era precisamente lo que tenias.... Empieza a vivir solo para ti de una j.... vez!!! Lo demás vendra rodado.
Un besin

kot dijo...

Me gusta como escribes...